FANDOM


Eraicon-TLP Eraicon-GOW2018

Este artículo puede contener información importante revelada en God of War (2018). Se recomienda leer con precaución.

Mimir
Mimir
{{{imagen+}}}
{{{título}}}
Separador Omega
Origen
Mitología nórdica
Especie
Especie
{{{especie+}}}
Hogar
[[{{{hogar}}}]]
Hogar
Desconocido
Estado
Vivo (reanimado)
Alias
{{{alias}}}
Doblaje
Español
Gabriel Jiménez
Latino
Sergio Gutiérrez Coto
Inglés
Alastair Duncan
Todos me llaman Mímir, el hombre mas listo que hay.

– Mímir

Mimir es un ser de gran inteligencia que ha servido a los dioses tiempo atrás. También es un aliado de Kratos y Atreus en God of War (2018).

Mitología Nórdica

Mimir es un gigante mitológico escandinavo. Era tío materno de Odín y guardián de las fuentes de la sabiduría, ubicadas en las raíces de Yggdrasil. Odín viajó a la tierra de los gigantes, Jötunheim, para adquirir la sabiduría y el conocimiento omnisciente de Mimir. El conocimiento fue obtenido al beber del pozo mágico de Mimir, pero como precio por beber de él, Odín fue forzado a sacarse uno de sus ojos. Tras ello volvió a Asgard con la cabeza de Mimir para consultas oraculares.

En la saga God of War

Tiempo atrás

Mimir era el principal asesor y embajador de Odín en todos los reinos. A diferencia de los Aesir, Mimir buscó establecer la paz entre los reinos, ya que creía que era el mejor plan para evitar a Ragnarök. Sin embargo, Odín rara vez escuchaba tales consejos y a menudo lideraba muchas guerras, particularmente con los Vanir y los Gigantes. Cuando la guerra contra los Vanir causó una devastación sin precedentes y dejó a ambos lados sin fuerzas, Mimir sugirió una tregua: Odín se casaría con su enemigo más mortal, la líder de los Vanir, la diosa Freya. Tras mucho pensarlo, Odín y Freya aceptaron los términos, y de esa forma se dio por concluida la guerra entre ambos bandos.

Sin embargo, los esfuerzos de Mimir para preservar la paz se vieron obstaculizados por la paranoia de Odín, sus obsesiones con las profecías y el permitir que su hijo, Thor, se lanzara a matar a los Gigantes. Por lo tanto, al igual que con Tyr, Odín se enfrentó a Mimir, sospechando que él había ayudado a los Gigantes. Como castigo, Odín lo aprisionó en el pico más alto de Midgard, unido a un árbol indestructible, incluso para el martillo de Thor. Como castigo adicional, Odín extrajo el ojo izquierdo del dios con cuernos y lo ocultó. Hasta que conoció a Kratos, Mimir fue torturado por Odín casi todos los días.

God of War (2018)

Baldur, junto a sus sobrinos, Magni y Modi, intentaron sobornar a Mimir ofreciéndole la libertad a cambio de revelar el paradero de Kratos y su hijo (quienes, irónicamente, estaban justo debajo de ellos en ese mismo momento). A pesar de sus súplicas, Mimir se negó a ayudarlos: no solo el dios no pudo ubicar a padre e hijo debido a la runa de protección que les colocó una bruja, sino que también sabía que Odín no permitiría que nadie liberara o dañara a su antiguo asesor. Como tal, Mimir les dijo amargamente que no tenían nada que ofrecerles y exigió al trío que se marchase.

Mimir junto a Atreus y Kratos

Mimir conversando con Kratos y Atreus.

Casi inmediatamente después de que el trío se fuese, Kratos y Atreus aparecen. Mimir se presenta a ambos, y de forma sutil hace saber a Kratos que él sabe que Kratos es un dios. Cuando Atreus explica su viaje al pico más alto en todos los Nueve Reinos, Mimir les aclara que se encuentran sobre el pico más alto de Midgard, y que el pico más alto en todos los reinos está en Jötunheim, el reino inaccesible de los Gigantes. Con su ojo derecho, Mimir proyecta una imagen mágica del pico más alto de Jötunheim a través de los pilares de piedra detrás de ellos, la última puerta conocida de dicho reino. Explica además que, entre todos los vivos, él es el único que sabe cómo activar esa entrada, ya que solo él puede hablar con el único Gigante que lo sabe.

A cambio de ayudar al dúo, Mimir le pide a Kratos que le corte la cabeza, explicando que después de más de 109 años de tortura, no se podría considerar que estuviese vivo. Kratos acepta hacerlo, pero Atreus no puede soportar mirar y se va, en ese momento Mimir le dice a Kratos que debe revelarle su pasado a Atreus, cuanto más espere más probable es que Atreus se vuelva resentido con él. Después Kratos le corta la cabeza, acabando con su vida temporalmente.

Kratos entregándole la cabeza de Mimir a Freya

Kratos entregándole la cabeza de Mimir a Freya.

Su cabeza sin vida es llevada a la casa de la Bruja del Bosque, donde ella lo reanima usando la Vieja Magia. Rápidamente se revela que los dos tienen una mala relación, culminando con la cara de Mimir escupida por la Bruja. Mimir también revela su identidad como la diosa Vanir Freya, y a cambio descubre que nunca se lo reveló a Atreus y Kratos. Un enfurecido Kratos le reprocha haber mantenido su divinidad en secreto. Sin embargo, Freya contesta a Kratos con la ironía de que él también le oculta el secreto a su hijo, y le advierte que la ira de Odín llegará rápidamente ahora que ha liberado a Mimir. Furioso, Kratos sale rápido de la casa de Freya sin darle las gracias.

Mimir a continuación se convierte en parte de la compañía de viaje del espartano y su hijo, prestando su considerable conocimiento de los reinos, la percepción de la naturaleza depravada y violenta de los dioses Aesir y de las tragedias causadas por las guerras a lo largo de los siglos. Él también trata de reparar la relación tensa entre el padre y el hijo.

Mimir conversando con Jörmungandr

Mimir conversando con Jörmungandr.

Al llegar al Lago de los Nueve, Mimir hace a Kratos llevarle hasta el cuerno para convocar a Jörmungandr. Hablando con la Serpiente del Mundo en su lengua materna, Mimir logra que Jörmungandr realinee el puente, lo que provoca que el nivel del agua en el lago descienda aún más.

Mimir le explica a padre e hijo que necesitan una runa de viaje especial para tallar en la puerta de la cumbre y un cincel mágico para activarla. Mimir guía a sus compañeros al cadáver del Gigante Thamur, donde tienen una violenta confrontación con Magni y Modi, terminando con Kratos matando a Magni, obligando a su hermanastro a retirarse. Mimir se preocupa cuando Atreus muestra síntomas de una enfermedad, e insiste a Kratos a que lo lleve con Freya, pero Atreus dice encontrarse bien. A continuación Kratos adquiere una pieza del cincel de Thamur.

Cuando regresan al Templo de Tyr para acceder a su bóveda, Kratos es emboscado por Modi, quien procede a torturarlo. Atreus cae peligrosamente enfermo después de desbloquear su Ira Espartana por primera vez, antes de que Kratos confrontara a Modi y lo obligara a retirarse una vez más. Preocupado, Kratos sigue el consejo de Mimir de llevar a Atreus con Freya, quien le dice que la naturaleza piadosa de Atreus está en conflicto con su creencia errónea de ser un mortal. Mimir acompaña a Kratos a Helheim en busca de una cura. Cuando Kratos ve al trol Máttugr Helson, Mimir le aconseja que cause problemas para llamar la atención del guardián, ya que necesitan su corazón para sanar a Atreus. Después de que Kratos mata al trol, tiene una visión de Zeus donde lo llama padre, sorprendiendo a Mimir. Kratos le pregunta a Mimir sobre el otro lado del puente, a lo que él le advierte seriamente que nunca vaya allí bajo ninguna circunstancia.

Kratos, Mimir, Hraesvelgr y Zeus

Kratos y Mimir en Helheim.

En el camino de regreso a Midgard, Mimir le confiesa a Kratos su sorpresa al saber Zeus era su padre. Después de descubrir la relación que Kratos tenía con Atenea, Zeus, sus hojas de fuego y su piel de color ceniza, Mimir se da cuenta de que Kratos no era otro que el conocido Fantasma de Esparta. Aunque Kratos le regaña por recordar su título, Mimir le confiesa que cree que las acciones de Kratos para terminar con el panteón griego estaban justificadas. Preocupado por Atreus, Mimir le explica a Kratos que tendrá que revelarle su verdadera naturaleza a Atreus pronto.

Tras curar con éxito a Atreus, Kratos decide confesarle la verdad de su divinidad a su hijo. Intrigado por la revelación de que él también es un dios, Atreus pregunta qué tipo de habilidades posee, a lo que Mimir afirma que cada dios es único.

Kratos sosteniendo la cabeza de Mimir

Kratos sosteniendo la cabeza de Mimir.

Al regresar a la bóveda de Tyr, mientras descienden a su interior, Mimir explica a sus compañeros cómo Tyr buscaba conocer los panteones de otras tierras. Posteriormente, sortean los diversos acertijos y trampas que Tyr colocó alrededor de la Runa Negra.

Mientras regresan a la cima, Mimir comparte las preocupaciones de Kratos por la actitud tomada por Atreus tras descubrir su divinidad, hasta el punto de haber asesinado a un indefenso Modi. Durante el ascenso, Mimir advierte a sus compañeros que ha visto señales de la existencia de un dragón en las cavernas, respondiéndole que ya se habían encargado de él.

Justo cuando reactivan la puerta de Jötunheim, son emboscados por Baldur. Mimir trata desesperadamente de negociar con el dios Aesir para que se olvide de sus compañeros, pero Baldur lo patea en la cara. En la lucha subsiguiente, el portal de Jötunheim es destruido y Baldur secuestra a Atreus. Kratos lucha contra el dios sobre su dragón, pero llegan hasta la Sala del Viaje, donde Baldur ha puesto rumbo hacia Asgard. Sin otra opción, Kratos usa el Bifröst para detener el puente en Helheim, haciendo que todos sean arrojados violentamente a la Tierra de los Muertos, mucho más allá del Puente de los Malditos.

Mimir critica a Kratos por su elección, ya que habían aterrizado en el peor lugar de ese reino. Después ven un barco, con la intención de usarlo para regresar hasta el Templo de Tyr. En el camino se encuentran con Baldur, que está experimentando una visión de sí mismo y de Freya, quien se revela que es su madre, quien tiempo atrás le otorgó un hechizo a Baldur que lo dejó incapaz de sentir nada. Una vez alejados del dios, Kratos exige saber por qué Mimir nunca les había revelado la identidad de la madre de Baldur, a lo que la cabeza no responde claramente.

Posteriormente, elevan el barco para dirigirse al templo. En medio de los ataques de multitud de Infernales, Apariciones y Draugr, el barco se encuentra a punto de estrellarse justo encima del templo. Como Kratos está distraído por la ilusión donde él mismo mata a Zeus, Atreus lo hace saltar directamente hacia el templo, aterrizando en una sección previa del lugar; Mimir reprocha que ambos están locos. Al explorar la cámara, Mimir comenta que están en la biblioteca de Odín, donde encuentran el panel que faltaba en el santuario en la bóveda de Tyr. Mimir pide verlo por sí mismo, observando que el panel representa a Tyr viajando a través de los reinos. De repente, el panel camba, revelando la existencia de una llave en otra parte del templo; Mimir remarca que podría cumplir su promesa de llevar a sus compañeros a Jötunheim.

Kratos entonces cuestiona a Mimir sobre la debilidad de Baldur, a lo que Mimir una vez más niega que tenga alguna. El Fantasma de Esparta entonces sospecha que Freya había hechizado a Mimir para evitar que hablara de lo que sabía.

Mimir observando la Piedra de la Unidad

Mimir observando la Piedra de la Unidad.

Cabeza de Mimir

Prime plano de la cabeza de Mimir.

Después de armar la llave con la ayuda de Brok y Sindri y obtener acceso a la habitación secreta, Kratos tiene la idea de voltear la Sala del Viaje entre reinos, donde encuentran lo que Mimir identifica como la Piedra de la Unidad, la que posteriormente usan en el Reino entre Reinos, cayendo deliberadamente por un camino cortado, donde encuentran la torre desaparecida de Jötunheim. Después de llevar la torre de regreso al Lago de los Nueve, pronto descubren que falta el cristal de viaje de Jötunheim. Atreus recuerda que Mimir tiene un cristal de Bifröst como ojo, pero este insiste en que necesita el otro ojo que le falta para que actúe como sustituto. Recordando que Brok y Sindri estaban siempre cerca cada vez que Odín iba a visitar a Mimir durante su encarcelamiento, sugiere preguntarles. Cuando se le pregunta a Brok, este mencionó que Odín le hizo construir un compartimiento secreto en la estatua de Thor que Jörmungandr devoró, y que probablemente era un escondite para el ojo perdido de Mimir.

Invocando de nuevo a la Serpiente del Mundo a través del cuerno del puente, Mimir explica su objetivo, en el que Jörmungandr les permitirá entrar en su vientre. Una vez que recuperan el ojo de Mimir del interior de la criatura y lo vuelven a insertar en su lugar, son expulsados ​​repentinamente del vientre del Gigante, aterrizando en las orillas heladas cerca del cadáver de Thamur, donde son abordados por Freya y Baldur, siendo este último responsable de la regurgitación de Jörmungandr. Pronto estalla una pelea como resultado de la intervención de Kratos contra los intentos de Baldur de asesinar a su madre, durante el cual Baldur es apuñalado con un trozo de muérdago que Atreus usaba para sujetar la correa de su carcaj, lo que provoca que su invulnerabilidad sea finalizada. Mientras Freya reanima a Thamur en un intento de detener la lucha, el hechizo sobre Mimir también desaparece, lo que le permite confirmar que Baldur es realmente vulnerable.

Cuando finalmente Kratos y Atreus llegan a Jötunheim, Kratos deja atrás a Mimir, a petición de este último (ya que no quiere arruinar ese momento de padre e hijo), por lo que se queda con los enanos Sindri y Brok, para su disgusto. Tras regresar de dispersar las cenizas de Faye, Mimir revela a Kratos que habían estado ausentes más tiempo de lo esperado y que durante su ausencia, Freya lo visitó y le preguntó dónde Odín había escondido sus alas de valquiria. Mimir le dio la poca información que tenía sobre ese asunto. Además, y peor aún, Mimir informa a Kratos y Atreus que la muerte de Baldur ha provocado el inicio de un invierno largo de tres años, conocido como Fimbulvetr, el cual es precursor del Ragnarök, algo que no fue profetizado que pasara en cientos de años.

Mimir se une de nuevo a Kratos y Atreus en su viaje a casa, aparentemente ahora viviendo con ellos.

Galería

Curiosidades

  • En la versión original Mimir habla con un marcado acento escocés, dando a entender que su origen mitológico es celta. También hay indicios de esto al llegar a la cámara de tesoros de Tyr, donde en una mesa hay un cuchillo sgian-dubh (nombre gaélico escocés de un pequeño puñal que forma parte del traje tradicional de las Tierras Altas de Escocia) del que Mimir revela que le recuerda a sus tierras.
  • En el doblaje latino del juego, el nombre de Mimir es pronunciado Mi-mír; con sílaba tónica en la segunda "i" en lugar de la primera.