Fandom

God of War Wiki

Guerrero (Rise of the Warrior)

1.058páginas en
el wiki}}
Crear una página
Discusión0 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Guerrero (Rise of the Warrior) aparece en Rise of the Warrior
Guerrero
Guerrero (Rise of the Warrior).jpg
{{{título}}}
Separador Omega.png
Especie
Hogar
[[{{{hogar}}}]]
Estado
Vivo
Alias
{{{alias}}}


Doblaje
Español
{{{vozesp}}}
Latino
{{{vozlat}}}
Inglés
{{{vozing}}}

El Guerrero sin nombre es el protagonista de Rise of the Warrior, quien busca venganza contra el General que ha asesinado a su padre.

Rise of the Warrior Editar

En una oscura celda, el Guerrero permanece encadenado y maltratado, sin noción alguna de su identidad. De entre las sombras surge la figura de The Giver, quien lo motiva a recuperar sus recuerdos si quiere salir de ahí con vida.

Estos recuerdos inician en Crisa, el día en que su padre es asesinado por el General. El Guerrero hace un juramento a su padre antes de que éste muera, prometiéndole que no permitiría que su familia sufra ningún daño, y por instinto ataca al General con una improvisada arma filosa, la punta de la lanza con la que su padre fue asesinado, provocándole un corte muy cerca del ojo. El General resiste, y tras un corto discurso le perdona la vida. Entonces, el Guerrero clama a los dioses por ayuda y sólo The Giver aparece tras de él, advirtiéndole que el General ha envenenado las aguas de su villa. El Guerrero nuevamente aclama por los dioses y The Giver le asegura que hay un dios que le ayudará a vengarse: Ares.

Eventualmente, Crisa es salvada por la ayuda divina que desvió el curso de las aguas y expulsó a los enemigos. The Giver le revela al Guerrero que hay otros hombres que también buscan venganza contra el General, y que debe buscar su ayuda. Estos guerreros se han refugiado en unas altas cuevas remotas sobre el mar Mediterráneo, por temor al ejército del General. Cuando los encuentra, el Guerrero les solicita su lealtad ya que pelearon junto a su padre. Ellos aceptan unirse a su causa, pero uno de ellos le advierte que ellos solos no serán suficientes, así que debe acudir a la magia oscura de Circe. Juntos invocan el poder de la hechicera, quien los guía hasta un templo ubicado en la isla de Eea.

Al llegar, Circe está siendo atacada por un jabalí enviado por el General. El Guerrero llega a tiempo para salvarla, y posteriormente Circe se une a su búsqueda de venganza. La hechicera les ofrece un banquete para el Guerrero y sus acompañantes, además de varias armas bendecidas por los dioses. En ese momento Circe le menciona la existencia de la Gema de Uróboros, que tiene la facultad de ver el pasado y el futuro, y que sería útil para encontrar la debilidad del General. Dicho esto, se aventuran en un viaje hacia las montañas de Delfos para encontrar la reliquia que es resguardada por el Oráculo de Delfos.

Durante la travesía en barco, el grupo es retenido por Lamia, al servicio del dios Poseidón. Ésta les permitirá continuar su viaje únicamente si el Guerrero jura lealtad al Dios de los Mares, de lo contrario acabará con sus vidas. El Guerrero accede y ofrece su vida a disposición del dios, a cambio Lamia le entrega un arco que deberá devolver a Poseidón, y les permite seguir su rumbo. Antes de llegar a Delfos, el Guerrero se ve obligado a parar un enfrentamiento entre Circe y The Giver.

A los pies de las montañas de Delfos, el grupo, guiados por Circe, continúan su viaje hasta llegar al Templo de Pitón. En sus corredores se encuentra la temible serpiente Pitón, impidiéndoles el paso. Circe le advierte al Guerrero que la única forma de pasar es que ofrezca a uno de sus hombres como sacrificio, propuesta que The Giver también apoya. Una vez que la criatura ya no es un problema, el grupo avanza hacia el lugar donde debe encontrarse el oráculo, pero antes deben enfrentarse a otra criatura, un enorme cerbero. Tras derrotar a la bestia, el Guerrero llena un frasco entregado con anterioridad por Circe con la sangre derramada del cerbero, ya que es un poderoso veneno que puede ayudarles en su venganza contra el General.

El grupo finalmente llega al Oráculo de Delfos, quien revela a Circe la debilidad del General, quien ha olvidado el poder de la humildad al ser envenenado por el orgullo y la ambición. En ese momento Circe reconoce que el Guerrero está listo para avanzar en su búsqueda y descubrir la verdad, por lo que invoca un portal rodeado por una misteriosa niebla que los lleva a ambos a Crisa.

Neblina Sagrada en Rise of the Warrior.jpg

Circe invoca un portal hacia Crisa.

El Guerrero reconoce la casa de su difunto padre, pero en su interior se encuentra el General, quien resulta ser el tío del Guerrero. El hombre le revela que todo ha sido planeado para poner a prueba al Guerrero, quien ha superado todas las pruebas y servido bien a sus hombres, convirtiéndose en un verdadero campeón de los dioses y demostrando ser digno de caminar a su lado. Pese a las palabras de su tío, el Guerrero no parece estar dispuesto a dejar pasar su venganza, por lo que envenena una copa con la sangre del cerbero. En ese momento The Giver irrumpe en la estancia.

El misterioso personaje desvela al Guerrero que Circe ha estado confabulando con el General, que fue ella la que envenenó el agua de Crisa y la que rescató al General cuando Ares destruyó el acueducto. Furioso, el Guerrero amenaza a Circe con poner fin a su vida, pero ella le avisa de que si sufre algún daño, los leales hombres del Guerrero morirán. Circe le propone unirse al General a cambio de la vida de sus hombres. The Giver le advierte que si mata al General romperá el juramento que hizo a su padre de protección hacia su familia, y si mata a Circe romperá el juramento que le hizo a sus aliados de honor y protección. El Guerrero hace creer que su decisión es unirse al General, por lo que Circe jura que no hará daño a sus hombres, pero el Guerrero no puede olvidar todo lo acontecido, por lo que entrega a su tío la copa de vino envenenada, poniendo fin a la vida del General y cumpliendo su venganza.

Circe invoca un portal para marcharse, no sin antes recordarle al Guerrero que por romper un juramento de sangre pasará el resto de su patética vida en los brazos del Hecatónquiro. The Giver revela que su rol siempre fue el de guardián de su juramento, y una vez incumplido debe encargarse de que las Furias le encierren en la prisión para malditos.

De nuevo en el presente, encadenado en la celda, el Guerrero ha recuperado todos sus recuerdos. Junto a él está The Giver, quien se quita la capucha y le muestra su verdadera identidad, Orkos, el Guardián de los Juramentos. El Guerrero es condenado eternamente a permanecer preso en la Prisión de los Malditos, junto a otros que han roto juramentos, rebeldes, renegados y campeones.

Artículos relacionados Editar

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar